Wednesday, March 2, 2016

Cuarto Domingo de Cuaresma

Cuarto Domingo de Cuaresma
6 de marzo de, el año 2016
Joshua 5: 9-12; Salmo 34; 2 Corintios 5: 17-21; Lucas 15: 1-3, 11-32

La parábola del Hijo Pródigo es una de las historias del Evangelio más conocidas y una de las historias más complejas para diseccionar. Durante años, la gente de la oración se han alineado con uno de los hermanos y han reconocido sus deficiencias. A veces podemos sentir como el hermano menor que necesita el perdón y la acogida; otras veces nos sentimos justificados en ser obediente a las reglas y el espíritu de la casa sólo para ser estafado en la buena fortuna. Cuando miramos a estos hermanos, que vemos nuestros defectos. ¿Y si nos fijamos en la similitud de estos hermanos?

La parábola es acerca regocijo, y sin embargo, tenemos una tendencia a bloquear los demás y nosotros mismos de experimentar esa alegría. El telón de fondo de la historia es que los fariseos y los escribas critican a Jesús porque él recibe a los pecadores y come con ellos. En lugar de regocijo, los líderes religiosos se acaba aburriendo y les molesta que alguien que consideren indigno es capaz de compartir en la salvación. Tenemos una extraña tendencia a contener la alegría en la bahía y hacernos miserables. Simplemente no podemos compartir positivamente en la suerte de los demás. Piense en su reacción cuando un colega consigue un ascenso en el trabajo, una gran oportunidad, un nuevo regalo material o una recompensa. Nos preguntamos por qué no nos dieron en su lugar.

Mira a los aspectos positivos sobre el hermano menor: que cometió errores y aprender de ellos. Él llegó a casa. El hogar es el lugar donde siempre será llevado en. Se sentía culpabilidad y arrepentimiento saludable sough de su padre, que sabía que sería contento de verlo a pesar de que estaba cubierto de vergüenza debilitadora. Estaba dispuesto a comenzar de nuevo debido a las valiosas lecciones que aprendió. Vamos a examinar el hermano mayor: que respeta a este padre tanto que nunca presiona los límites de las reglas de la casa. Él ha sido consciente de sus deberes y ha asumido sus responsabilidades en el mantenimiento del hogar. Se aplicó también a su vida de trabajo duro y la excelencia. Seguramente, con lo suficientemente buena voluntad combinada, algún tipo de reconciliación puede tener lugar entre estos hermanos.

La lectura de la Segunda de Corintios en perspicaz porque se dice que: "El que está en Cristo es una nueva creación." Las cosas viejas pasaron y todas son hechas nuevas. Dios nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación. Dios no cuenta las transgresiones de nosotros y Dios todavía nos confía este ministerio pesada de la reconciliación porque Dios sabe que podemos superar nuestras pequeñas mismos y se convierten en personas nobles que abrazan éxitos de los demás.

Si nos identificamos con uno de los hermanos, entonces estamos operando en el antiguo camino que ha fallecido. Somos cristianos y tenemos que vernos como hermanos y hermanas que se ayudan mutuamente por adelantado su camino a la salvación. Tenemos que ser del tipo de los hermanos que se alegra cuando llega la buena fortuna, cuando alguien comete un error y toma a sí misma de nuevo, cuando alguien reconoce sus caminos necesitan modificación y toma decisiones importantes para convertirse en moralmente mejor. Ser amigo del Señor significa que nos volvemos iguales, donde no hay distinción individuo importa ya. Somos nuevas creaciones, lo que significa que tenemos que aprender nuevas formas de elevar nuestro comportamiento de manera que cuidamos unos a otros con gran honestidad y autenticidad. El cambio no es natural y que necesita una gran motivación para hacerlo, pero hay que levantarse cada día y resolver para ser una persona que busca el amor incondicional de Dios y vive con alegría.

En la primera lectura, los israelitas celebraron la Pascua a medida que avanzaban en la tierra prometida. El maná cesó y tuvieron que proporcionar el alimento para el uno al otro con sus propios recursos. Del mismo modo, nuestras pequeñas rivalidades y celos que nos alimentan en el pasado tienen que cesar. Debemos alimentar el uno al otro de nuestros propios recursos. Somos hermano y hermana con más cosas en común de lo que reconocemos. Veamos a la bondad de los demás y afirmamos nuestras cualidades positivas. Somos libres. Somos reconciliados con Dios. Somos gente de la resurrección. Todo esto tiene que significar algo. Vamos a aprender cómo dar el uno al otro la vida y construir muros y escaleras que conectan, y nos dejó usar este gran don de la reconciliación, ya que es el conector más fuerte que podríamos desear. Y, por supuesto, vivir en la alegría.

Primera lectura:
Lunes: (Isaías 65) El Señor está a punto de crear un cielo nuevo y una tierra nueva; las cosas del pasado no habrá memoria; siempre habrá regocijo y felicidad.
Martes: (Ezequiel 47) El ángel trajo el profeta a la entrada del templo, donde el agua que da la vida y la vida fluyó traer a todos.
Miércoles: (Isaías 49) El Señor encuentra el favor de Israel y promete ayudar en el día de la salvación. El Señor nos ayudará a Israel a mantener los mandamientos porque no puede olvidar a su belleza.
Jueves: (2 Samuel 7) El Señor le dijo a David: Su casa será para siempre; tu trono permanecerá por siempre.
Viernes: (sabiduría 2) Los malos dijo: "Vamos a la acosados ​​sólo uno porque es desagradable para nosotros. Vamos a lo insulten y condenarlo a una muerte vergonzosa ".
Sábado: (Jeremías 11) Jeremías conocía su trama, pero como un cordero llevado al matadero confiando, no se había dado cuenta de que estaban incubando parcelas contra él.

Evangelio:
Lunes: (Juan 4) Jesús volvió a Galilea, donde realizó su primer milagro. Algunos creyeron en él. Un funcionario real se acercó a él como su hijo se estaba muriendo, pero a la misma hora Jesús se dirigió a él, su hijo se recuperó.
Martes: (Juan 5) Jesús se encontró con un hombre enfermo tumbado junto a una piscina de curación, pero cuando el agua es agitada, no hay nadie alrededor para ponerlo en Jesús lo cura y él se aleja.. Los Judios protesta que Jesús curó en sábado. Los Judios perseguían a Jesús.
Miércoles: (Juan 5) Jesús explica que él es el único revelador de Dios y no puede hacer nada por su cuenta. Él juzga como lo oye y su juicio es justo, porque no busca su propia voluntad.
Jueves: (Mateo 1) El nacimiento de Jesús se produjo por medio de María, desposada con José. En su sueño, el ángel le dice a José para tomar la embarazada a su mujer.
Viernes: (Juan 7) Jesús no desean viajar por Judea porque los Judios estaban tratando de matarlo, pero subió durante la fiesta de los Tabernáculos donde fue descubierto. Lloró en las calles, "Usted me conoce y sabe de dónde soy."
Sábado: (Juan 7) Algunos en la multitud, dijo: "Este es el profeta." Unos decían: Una división se produjo a causa de él, porque no podían asentado cómo encaja en la Escritura "Este es el Cristo.". Nicodemo interrumpió, "¿Tiene nuestra ley condena a un hombre antes de que primero lo oye y se entera de lo que está haciendo?" La multitud se dispersó a sus hogares.

Santos de la Semana

7 de marzo: Perpetua y Felicidad (. 203 d), eran dos catecúmenos detienen y mataron durante una persecución en el norte de África. Perpetua era una mujer noble joven que murió junto a su marido, su hijo, y en su esclavo embarazada, Felicity. Fueron bautizados durante su detención y no renunciar a su fe. Felicity fue excusado de la muerte porque no era lícito matar a una mujer embarazada, pero ella dio a luz prematuramente tres días antes de la ejecución planificada. Ellos fueron azotados, burlado por bestias salvajes, y luego decapitados. Aparecen en la primera oración eucarística.

8 de marzo: Juan de Dios (1495-1550), era un soldado portugués de la fortuna que fue llevado a España como un niño. Era un maestro esclavo, pastor, cruzado, guardaespaldas y vendedor ambulante. Como se dio cuenta de que desperdició su vida, buscó el consejo de Juan de Ávila. Él entonces dedicó su vida a cuidar a los enfermos y los pobres. Él formó la Orden de Hermanos Hospitalarios y es el patrón de los hospitales y los enfermos.

Marzo 9: Francisca de Roma (1384-1440), nació en el seno de una rica familia romana y se casó a los 13 años Ella dio seis hijos y cuando dos murieron en la infancia, trabajó para traer a las necesidades de los menos afortunados a los demás. Tomó alimentos a los pobres, visitó a los enfermos, cuidado de los necesitados en sus hogares. Cuando otras mujeres se unieron en su misión, se convirtieron oblatos benedictinos. Ella fundó un monasterio para ellos después de la muerte de su marido.

Esta semana en la historia de los jesuitas

• 6 mar, 1643. Arnauld, el jansenista, publicó su famoso tratado contra la comunión frecuente. Quince obispos franceses que dieron su aprobación, mientras que los padres jesuitas a la vez expuestos a los peligros en el mismo.
• 7 mar, 1581. La quinta Congregación General de la Compañía vinculada a los profesores de la Sociedad a que se adhieran a la doctrina de Santo Tomás de Aquino.
• 8 mar, 1773. En Centi, en la diócesis de Bolonia, el cardenal Malvezzi realizó una visita sorpresa a la casa de los jesuitas, exigiendo para inspeccionar sus libros de contabilidad.
• Mar 9, 1764. En Francia, todos los jesuitas que se negaron a abjurar de la Sociedad fueron ordenados por el Parlamento para dejar el reino dentro de un mes. Fuera de 4.000 miembros sólo cinco sacerdotes, dos escolásticos, y ocho hermanos tomaron el juramento requerido; los otros fueron conducidos al exilio.
• Mar 10, 1615. El martirio en Glasgow, Escocia, de San Juan Ogilvie.
• Mar 11, 1848. En Nápoles, Italia, durante la revolución de 1848, 114 jesuitas, después de mucho sufrimiento, se pusieron en carros y conducido ignominiosamente fuera de la ciudad y el reino.
• Mar 12, 1622. El Papa Gregorio XV canonizó Santos Ignacio, Francisco Javier, Teresa de Ávila y Felipe Neri.
Google Translate for Business:Translator ToolkitWebsite TranslatorGlobal Market Finder