Wednesday, January 21, 2015

La Virgen de la Altagracia, patrona de la Republica Dominicana

Hoy celebramos la Virgen de la Altagracia, patrona de la República Dominicana, ya que ella es la que protege el corazón de todos los dominicanos y pueblos del Caribe. La Virgen de la Altagracia fue coronada la madre espiritual por Pío XI el 15 de agosto de 1922 en Santo Domingo en la Puerta del Conde. Presidente de la República Dominicana, doctor Joaquín Antonio Balaguer Ricardo declaró 21 de enero sería un día de fiesta nacional. En la memoria de la Virgen, vamos a trabajar juntos por el bien común de nuestras familias y de la nación.

Leemos la escena de la Anunciación del Evangelio de Lucas y oímos hablar de María del famoso "sí" a Dios. Tenemos que aprender de María a decir "sí" a las invitaciones que se nos presentan, incluso si estamos llenos de miedo. Cuando decimos "sí" a Dios abre muchas nuevas posibilidades para nosotros. Podemos soñar en grande, porque Dios nos dará la gracia para perseguir nuestros sueños más deseados. Lo bueno es que Dios se acuerda de nosotros al igual que Dios se acordó de una joven de Palestina. Dios no olvidará cualquier persona, especialmente aquellos que piensan que no son dignos de ser amados. Todo el mundo es amable y todo el mundo tiene derecho a ser amado - con gran dignidad, el honor, y vale la pena. Hoy es el día en que recordamos el amado pueblo de la República Dominicana. Que Dios brillar su gracia sobre el pueblo de la nación a través de la gracia de la Virgen.

Sí, sabemos que María es nuestra madre, pero en mi oración, me gusta pensar en ella como una tía porque tías cuidan de nosotros y son más libres en las formas en que interactúan con nosotros. Cuando rezo a María, siempre hablamos en la cocina, donde ella está tarareando una canción mientras se está horneando algunos pasteles y galletas. Estar con ella siempre es divertido y me pongo a saborear sus excelentes postres. A continuación, cantamos juntos, entonces ella me sirve una taza de café, y nos sentamos a hablar sobre lo que está pasando en mi vida y lo que esta pesado en mi corazón. Ella me escucha bien y siempre me bendice con su apoyo. Joseph se detiene a menudo por decirme lo orgulloso que está de mí. Me gusta visitar con ellos porque levantan el ánimo y me dan un buen consejo. Ellos me ayudan a escuchar mejor.

Por lo tanto, oramos por ustedes hoy, que es posible que pueda visitar a María, José y Jesús también. Ellos se preocupan por ti y quieren que les diga lo que está en tu corazón. Hay que abrirse a ellos para que nos consuelan, nos animan, nos aconsejan, o simplemente para estar orgullosos de nosotros. Oremos bien hoy y escuchemos a Dios nos dice que está orgulloso de nosotros. Celebremos así porque la Virgen de la Altagracia siempre estará junto a nosotros como un amigo.