Saturday, January 24, 2015

El tercer domingo de tiempo ordinario

Al leer el ministerio público de Juan de hoy llega a su fin con su arresto y encarcelamiento mientras que Jesús llega a Galilea a proclamar el tiempo favorecido, "El reino de Dios está cerca." Mientras John predica el arrepentimiento, Jesús predica presencia inmanente de Dios.

Jesús organiza su equipo con hombres de una profesión en la que uno tiene que echar las redes ampliamente e inteligentemente para asegurar la mayor captura posible. El primero recoge los pescadores, Simón y Andrés, y luego llama a los hijos de Zebedeo que remendaban sus redes de pesca. Echar ampliamente y remendar son dos cualidades que todavía están en alta demanda en el ministerio de la iglesia hoy.

Durante nuestra última conferencia mundial, jesuitas decididos a ir a las "nuevas fronteras de la iglesia" a fin de "avivar las llamas que iluminarán otros fuegos a incendiar el mundo." En un principio, los misioneros fueron enviados a nuevas fronteras geográficas, pero las fronteras de hoy han de discernir en nuevas ideas, desafíos a la vida moral en la era de la comunicación instantánea, nuevas profesiones científicas y digitales, y las divisiones complejas que resultan de diferencias de clase.

Al promover el mensaje de compasión amorosa de Dios, Jesús se ha movido más allá de las fronteras físicas y socio-religiosas, y su mensaje de reconciliación con Dios y con los supuestos comunes de otra sociedad desafiado. Ya sea que habló con el influyente o el ordinario, les retó a un cambio de corazón, y sus actos de conciliación mostró amor preferencial por los pecadores y marginados. Su visión predicó un mundo de relaciones justas, donde todos como reconciliadas en Dios. Su fidelidad a Dios lo llevó a la muerte en una cruz donde Dios reconcilió consigo todas las cosas.

Los primeros jesuitas llegaron a las personas en las fronteras y el centro de la sociedad. Ellos trajeron el Evangelio a muchas culturas extranjeras, puentes construidos entre los ricos y los pobres y los educados y los ignorantes, y construyó el bien común mediante la conciliación de relaciones rotas. Somos enviados en la misma misión hoy como Jesús y los primeros jesuitas. En el mundo destrozado por la violencia, la división y la lucha, estamos llamados a ser la misma presencia reconciliadora para restaurar todas las relaciones en un nuevo orden mundial a través de la cruz perdonando. Podemos sanar si estamos unidos en el amor en Cristo y desarrollamos vínculos personales de amistad en una comunidad rica savia de la fe. Nuestro amor de unos a otros se extiende a través de todas las fronteras para que se restablezca la justicia de Dios.

La llamada de los primeros discípulos nos enseña a encontrar nuevas maneras de traer buenas nuevas del amor y la compasión de Dios hacia nuevas fronteras de hoy. En primer lugar debemos reconciliar las relaciones rotas que están más cercanos a nosotros antes de que vayamos adelante para reparar las redes de los demás. Nuestra primera frontera está dentro de nosotros mismos, ya que contiene la lección difícil de amar a los que están a tu alrededor y formar amistades duraderas que sostendrán que cuando se le envía a reconciliar a los que por derecho deben ser amigos.

La convocatoria es la parte fácil; la misión es un reto. Sin embargo, ambos son emocionante y ambos son necesarios en un mundo donde las personas están alienados y separados de aquellos que pueden llevarlos alegría. Para que las fronteras hacer lo necesario para emitir su red? ¿Cuál de sus redes necesitan remendar primero? Tómese su tiempo para suturar sus relaciones y esta será la prueba a los demás que el Reino de Dios está entre ustedes. Es hora de ir adelante - adelante y hacia arriba - hacia un mundo donde la justicia de Dios se restaura para todos.