Friday, April 3, 2015

Viernes Santa

Imagine las incontables gritos de sufrimiento y palabras de alabanzas escuchado en estas paredes de la iglesia. Algunas tragedias parecen sin sentido y sin propósito. Hemos sido víctimas de la malicia que surgen de las necesidades insatisfechas de los demás. Las familias se han producido depósitos indelebles de la vergüenza tóxica. Abuso de personas e instituciones de confianza nos enseñó a retener la generosidad y la confianza. Protegemos nuestro verdadero yo tanto que ya no reconocemos nuestra verdadera identidad. Año tras año, las muertes y las pérdidas se acumulan y nos pesan. Cada uno de nosotros sufre - en su mayoría en silencio.

El sufrimiento nos enseña cosas básicas acerca de Dios. Pienso en mi hermana mayor, el primogénito de siete. Ella nació con retraso mental profundo por negligencia médica y su vida tuvo muchos momentos felices, pero sus últimos años estuvieron marcados por el sufrimiento insoportable sin alivio, menos la muerte.

Tuvimos que buscar a sufrir mucho y duro. Durante siete años, sus músculos cedieron y ella ya no podía tragar o ser alimentado. No podía comer ni dormir, y sus ojos eran catatónico. Los médicos y enfermeras la evitaban. Podríamos abrazarla, Berro ella y mirarla a los ojos que no nos ven. Yo estaba enojado con Dios porque Dios no debe permitir que este sufrimiento. Siete largos años; Jesús sólo pasar tres horas en la cruz. Dejo que Dios sabe de muchos sentimientos fuertes.

Por mirando a los ojos sufrientes, encontré Jesús colgado en la cruz con el corazón roto, llorando, llorando por mi hermana. Sus brazos extendidos y el cuerpo destrozado era como el de ella, salvo que pudiera sostener su alma con ternura. Por la mirada perdida en el vacío del silencio y la soledad, me encontré con un vulnerable, compasivo Cristo. Tanto sufrimiento y el amor cambia fundamentalmente una persona. El amor y el sufrimiento son gemelos. Se vuelven muy íntimamente hacia el otro. Conocí a un Dios que duele cuando sufrimos y cuyo momento más grande de amor que da sentido a la vida y el sufrimiento. El sufrimiento aumenta nuestra compasión por el sufrimiento de los demás.

Tenemos que tomar una decisión sobre el sufrimiento. Jesús no evitó la Cruz; Tampoco podemos. Podemos optar por evitarlo y pensar en nuestro dolor como distracciones o podemos aceptarlo y entrar en él. Simplemente no podemos escapar de ella. Es doloroso y desagradable y no queremos recordar los malos recuerdos, pero aceptando la cruz significa hacerlo con Jesús que ya lo ha hecho.

El gran deseo de Jesús es revelar el amor de Dios para nosotros. Queremos que. Hemos conocido el amor y el sufrimiento no se pueden separar. Quiere mantener nuestro sufrimiento en su corazón. Él se acerca y promete estar con nosotros - incluso en nuestro peor sufrimiento porque fallamos si miramos nuestro sufrimiento solo. Ni siquiera intentarlo. Nos va a doler, pero Jesús está haciendo lo que puede tener alivio. Él quiere traer sentido a nuestro sufrimiento y para darnos una nueva libertad. Jesús revelará su cruz a usted. Debe decidir cómo va a responder a ella.