Thursday, April 2, 2015

Jueves Santa

Cuando Jesús oyó las palabras de la liberación que se habla en la cena de la Pascua, que él sabía que Dios iba a estar a su lado durante su detención y de la pasión. Sabía fundamentalmente Dios lo amaba. Por tanto, todas sus acciones serían actos de amor.

A pesar de que sufrió el tormento en el jardín, porque no quería morir, se aseguró que sería conocido por su bondad. Él está lleno de tristeza que será traicionado y negado por aquellos que conocen mejor. La traición de un amigo cercano o familiar duele profundamente en su alma, pero la presencia constante de Dios le ayuda a ir fuera de sí mismo para amar a aquellos que se apartan de él. Nos haría lástima de nosotros mismos o de querer tomar venganza, pero el amor de Dios nos ayuda a hacer cosas que no de otra manera hacer.

Durante la comida, se levanta de su silla para lavar los pies de sus amigos cercanos, y algunos se resisten, pero es su momento de intimidad con ellos. Él los honra, incluso su traidor, con gran humildad. Es tierna y cariñosa y que no tiene sentido, y es lo que se nos manda a hacer en memoria de él.

Considere cuánto quiere lavar sus pies. Demasiadas personas se alejan de conseguir sus pies lavados. Demasiadas personas se alejan de Jesús que quiere ayudarlos. Hay demasiadas personas que quieren hacer las cosas por su cuenta - demasiado orgullo en sí mismos.

Sin embargo, el problema es: no hay suficientes pies para lavar. A todos los que están aquí, todavía necesitamos más. Queremos ser capaces de lavar los pies a todos los que vienen a nosotros. No hay suficientes pies antes de nosotros. Es nuestro trabajo para llevar la entrañable misericordia de Cristo a los demás - a pedir a los demás si podemos atender sus heridas. Necesitamos que digan "sí", por lo que se unen a nosotros como la tabla de salvación. Hay demasiados asientos vacíos y todos están invitados.

Honremos a Jesús esta noche al traer más gente a sus manos suaves que cuidar con ternura. Quedémonos con él mientras se dispone a liberarnos para su mayor amor.