Wednesday, April 5, 2017

Domingo de Ramos

Domingo de Ramos
Predmore.blogspot.com
9 de abril de 2017
Isaías 50: 4-7; Salmo 22; Filipenses 2: 6-11; Mateo 26: 14-27: 66

Esperamos el Domingo de Ramos para que nuestras palmas conmemoren la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Nuestra alegría se convierte en tristeza porque revivimos la Pasión de Jesús. Nos sentimos engañados. Entramos en la iglesia con sonrisas y salimos con el ceño fruncido. Sabemos que pasará año tras año, pero nos sorprende.

 Recuerda que Jesús iba a Jerusalén a celebrar la Pascua, la gran fiesta de la liberación. El sello distintivo de esta fiesta es la firme solidaridad de Dios. Por lo tanto, buscamos la fidelidad de Dios y lo encontramos cuando Jesús acepta su sentencia de muerte. Jesús permanece fiel a Dios, aun cuando parece que Dios no le es fiel.

El Siervo Sufriente de Isaías es un ejemplo de fidelidad, el que es agredido porque es justo. El salmista proclama la bondad de Dios a pesar de ser devastado por los enemigos. El himno de Cristo en Filipenses presenta la fidelidad de Cristo, que se despoja de la divinidad para aceptar el sufrimiento de la humanidad. Jesucristo ahora entiende nuestras pruebas y tribulaciones. Dios, a través de Jesucristo, permanece firme para nosotros.

Usted no es Jesús; Ni soy yo. A veces, cuando sufrimos, cerramos los ojos a la tormenta que nos rodea y lo superamos como lo hizo Jesús. Nos apoyamos y soportamos, pero no somos Jesús y no debemos sufrir como él. Para sufrir correctamente, lo invitamos a nuestro sufrimiento para que pueda aliviar nuestro dolor. Nunca lo hacemos solo. Nunca. Nos conectamos con otros y vemos la solidaridad de Dios con nosotros. Cuando sufrimos, debemos experimentar la misericordia de Cristo. Así que, si tratamos de sufrir solo, como un guardabosques solitario, lo estamos haciendo mal. Implore a Jesús que los envíe a compartir su sufrimiento. Encontramos a Dios cuando estamos juntos como una comunidad.

Mira a tu alrededor. Estos son sus compañeros enfermos. Dales el honor de ser parte de tu dolor. Estamos juntos y extendernos unos a otros como lo hicieron los israelitas durante su Pascua. Nunca debemos sufrir solos. Nunca. ¿Escuchas eso? Nunca. Ven a mi. Ven a cualquiera en esta iglesia. Estamos listos para recibirlo. Cuando lo haces, todos recibimos la fidelidad de Dios.

Escritura para la misa diaria

Lunes de Semana Santa: Escuchamos de Isaías 42 en el Primer Oráculo del Siervo del Señor en el cual el siervo de Dios sufrirá en silencio, pero traerá justicia al mundo. En el Evangelio, la hermana de Lázaro, María, unge los pies de Jesús con un costoso aceite en preparación para su funeral.

Martes de la Semana Santa: En el Segundo Oráculo del Siervo del Señor (Isaías 49), clama que te haré luz de las naciones, para que mi salvación alcance los confines de la tierra. En profundo dolor, angustia y dolor, Jesús le dice a sus amigos más cercanos en la cena que uno de ellos lo traicionará y otro le negará tres veces antes de que el gallo cante.

(Espía) Miércoles de Semana Santa: En el Tercer Oráculo del Siervo del Señor (Isaías 50), el siervo sufriente no se aleja del ridículo y la tortura de sus perseguidores y torturadores. El tiempo ha llegado. El relato de Mateo muestra a Judas comiendo durante el primer día de la Fiesta de los Panes sin Levadura con Jesús y sus buenos amigos después de que ya había dispuesto entregarlo a los principales sacerdotes por treinta piezas de plata. El Hijo del Hombre será entregado por Judas, uno de los Doce, quien establece los términos del arresto de Jesús.

Misa de la Cena del Señor en el Jueves Santo: Solamente una misa vespertina se puede decir hoy y dejamos que nuestras campanas suenen libremente durante la Gloria que ha estado ausente toda la Cuaresma. En Éxodo, escuchamos las leyes y costumbres de comer la comida de Pascua antes de la liberación de Dios del pueblo a través de Moisés de los egipcios. Pablo nos dice de la costumbre de los primeros cristianos que tan a menudo como comemos este pan y bebamos este vaso, proclamamos la muerte del Señor hasta que él venga. En el Evangelio de Juan, Jesús nos ama hasta el final, dándonos un mandato para lavarnos los pies unos a otros.

Viernes Santo: No se celebra la Misa hoy aunque puede haber un servicio de veneración de la cruz y un servicio de Estaciones de la Cruz. En Isaías, oímos el Cuarto Oráculo del Siervo del Señor que fue herido por nuestros pecados. En Hebreos, se nos dice que Jesús aprendió la obediencia a través de su fe y así se convirtió en la fuente de la salvación para todos. La Pasión de nuestro Señor es proclamada del Evangelio de Juan.

Sábado Santo y Vigilia Pascual: No se pueden celebrar misas, bautismos o confirmaciones antes de la Vigilia para honrar al Señor que ha sido sepultado en la tumba. Las lecturas del Antiguo Testamento señalan la visión de Dios sobre el mundo y la liberación del pueblo del pecado y de la muerte. Toda la Escritura señala la venida del Justo que traerá salvación para todos. El Antiguo Testamento es saboreado durante la Vigilia de la Palabra como la historia de Dios de la salvación se nos dice nuevamente. La epístola del Nuevo Testamento de Romanos nos dice que Cristo, que resucitó de entre los muertos, ya no muere. El Evangelio de Mateo encuentra a María Magdalena y la otra María al amanecer llegando a la tumba sólo para encontrarla vacía. Después de un gran terremoto que hizo temblar a los guardias, y un ángel le dijo a las mujeres: "No tengas miedo." El ángel les dice que vayan a los Doce para decirles: "Jesús ha resucitado de entre los muertos, y va delante de vosotros a Galilea".

Santos de la Semana

No se recuerdan santos durante la octava de Pascua.

Esta Semana en la Historia de los Jesuitas

• 9 de abril de 1615. La muerte de William Weston, ministro de católicos perseguidos en Inglaterra y más tarde un autor que escribió sobre su vida interior durante ese período.
• 10 de abril de 1585. En Roma, la muerte del Papa Gregorio XIII, fundador de la Universidad Gregoriana y del Colegio Alemán, cuya memoria será siempre apreciada como la de uno de los más grandes benefactores de la Sociedad.
• 11 de abril de 1573. El Papa Gregorio XIII sugirió a los Padres que se estaban reuniendo para la Tercera Congregación General que les convendría elegir un General de alguna nacionalidad que no fuera el español. Posteriormente expresó su satisfacción por haber elegido a Everard Mercurian, un belga.
• 12 de abril de 1671. El Papa Clemente X canonizó a Francisco Borgia, el tercer general de la Sociedad.
• 13 de abril de 1541. Ignatius fue elegido general en una segunda elección, después de haber declinado los resultados de la primera elección varios días antes.
• 14 de abril de 1618. El padre de Juan Berchmans es ordenado sacerdote. Juan mismo era todavía novato.
15 de abril de 1610. La muerte del P. Robert Parsons, el más activo e infatigable de todos los líderes de los católicos ingleses durante el reinado de Isabel I.