Wednesday, September 28, 2016

La Vigésimo Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario

La Vigésimo Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario
2 de octubre de, el año 2016
Habacuc 1: 2-3; 2: 2-4; Salmo 95; 2 Timoteo 1: 6-8, 13-14; Lucas 17: 5-10

Todas las lecturas de hoy se ocupan de la fe. Sabemos que la fe es un don y ninguno de nosotros piense que ha dado bastante de él. Una oración típica entre muchos es "Creo, Señor, ayuda mi incredulidad" o "Por favor, aumenta mi fe." El problema con esto es que vemos la fe como algo que se da por Dios para nosotros en cantidades variables, procedente de la de arriba hacia abajo por un Dios lejano, más que el punto que Jesús está tratando de hacer: nuestra fe puede aumentar a través de nuestras elecciones y acciones - una acción que es de abajo hacia arriba, que hace hincapié en una relación personal con un Dios accesible.

El problema puede estar en la palabra misma. Si pensamos en la fe como "la confianza en Dios," podemos trabajar de manera más tangible con nuestras acciones. Nos referimos a la "confianza" cuando decimos "fe." Ya tenemos la fe suficiente cuando podemos decir que Dios existe y que puede tener una relación personal con Dios. La fe es de creer en la existencia de Dios; la confianza se trata de avanzar en esta relación. Esta es la razón por la que Jesús hace hincapié en nuestras acciones personales en los Evangelios.

Jesús nos dice que si nuestra confianza en Dios es suficiente, podemos ver grandes cosas suceden como un árbol de morera desarraigo y plántate en el mar. A continuación, nos dice que hay que obligar a Dios con nuestro servicio en respuesta agradecida a la providencia de Dios. El profeta Habacuc nos dice que tenemos la miseria y la destrucción por todas partes. Sus palabras suenan sombrío hasta que darse cuenta de que en medio de nosotros tenemos personas que mueren por el consumo de alcohol, la obesidad y las sobredosis de drogas. La gente todavía está sin trabajo significativo, los salarios beneficiosos, o residencias satisfactorios. Los que están enfermos mentales tienen un gran peso sobre nuestras familias. La falta de vivienda y la desesperación plagan nuestras comunidades. A continuación, añadimos la muerte sin sentido de un ser querido en la parte superior de la misma y se siente la pesadez de Habacuc. El profeta dice que el que confía en Dios, vive con integridad, y las esperanzas de una visión positiva del futuro, vivirá con justicia.
¿Cómo podemos aprender a confiar en Dios entonces? Confiamos en Dios de la misma forma en que construimos la confianza en nuestros amigos y seres queridos. Comenzamos con pequeños pasos y nos aseguramos de que podemos confiar en la integridad de Dios. Cuando Dios libera a través de los objetos pequeños y que se familiarice con los patrones mediante el cual Dios cumple las promesas, nos volvemos más confianza relajada. La confianza surge de forma incremental. La confianza no puede aumentar durante la noche, pero sólo mediante una acción sostenida.

Las relaciones humanas experimentar averías, los rechazos y traiciones, que limitan severamente nuestra capacidad de confiar, pero no tienen las mismas situaciones con Dios. Si bien es cierto que algunas personas se sienten defraudadas por Dios, a menudo es porque no creemos que Dios está presente para nosotros en momentos de tragedia y la adversidad. Culpamos a Dios por esos momentos en los que suceden cosas malas a la gente buena, porque la omnipotencia de Dios puede prevenir malos actos. No podemos ver más allá de nuestro propio dolor. Tenemos que pedir insistentemente a Dios: "¿Dónde estabas cuando estas cosas malas que me pasó?" Cuando confiamos en Dios, nos damos cuenta de que Dios maneja bien nuestra ira. Dios sostiene todas nuestras emociones, incluso si son demasiados para contarlos. De hecho, Dios quiere que abrirle nuestro corazón y quejas para que podamos ir más allá de nosotros mismos y ver cómo Dios está muy presente para nosotros. En las profundidades de nuestro sufrimiento, descubrimos la cercanía de Dios. En ese momento, confiamos en que Dios es de alguna manera hay para nosotros. Nos relajamos un poco más porque creemos que Dios está siempre presente.

Nuestra confianza en Dios nos lleva a punto de Pablo: que se nos ha dado un espíritu de energía, amor y dominio propio en el que tenemos que tener nuestra parte en los duros con la fuerza que viene de Dios. Pablo dice además debemos evitar este rico confianza que habita en nosotros. La confianza puede ser erosionada en las relaciones humanas en un instante. Con Dios, la invitación a la confianza más profunda siempre está ahí. Día a día. Paso a paso. Es un trabajo lento y duro que depende del ritmo que fijamos. El regalo es accesible para nosotros, pero depende de nosotros para probar activamente nuestra relación con el Señor para nuestro beneficio. Se nos ha dado el poder. Qué increíble potencia que es.

Escritura para la misa diaria

Primera lectura:
Lunes: (Gálatas 1) Pablo dijo: Me sorprende que usted está abandonando tan rápido el que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. Hay algunos que son molestarle y desean pervertir el Evangelio de Cristo.
Martes: (Gálatas 1) Pau dijo: Has oído acerca de mi antigua manera de vivir en el judaísmo, cómo perseguí a la iglesia de Dios y trataba de destruirla, y progresó en el judaísmo a muchos de mis contemporáneos entre los de mi raza, pero fue puesto aparte.
Miércoles: (Gálatas 2) Después de 14 años en Antioquía, fue a Jerusalén con Bernabé y Tito y yo les presentó para que predique el Evangelio a los gentiles.
Jueves: (Gálatas 3) O estúpidos Gálatas. ¿Recibieron el Espíritu de las obras de la ley? No, fue a partir de las obras de la fe.
Viernes (Gálatas 3) Los que tienen fe son hijos de Abraham. Escritura vio de antemano que Dios justificaría a los gentiles por la fe.
Sábado (Gálatas 3) Escritura limita todas las cosas bajo el poder del pecado, sino por la fe en Jesucristo la promesa fuese dada a los que creen.

Evangelio:
Lunes: (Lucas 10) Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? Amarás al Señor con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, ya tu prójimo como a ti mismo.
Martes: (Lucas 10) Martha dio la bienvenida a Jesús cuando entró en su pueblo. Ella asistió a él mientras su hermana María se sentó y escuchó cada palabra.
Miércoles (Lucas 11) Los discípulos pidieron a Jesús que les enseñara a orar. Recitó la oración judía que llegó a conocerse como la oración del Señor.
Jueves (Lucas 11) Pregunta y recibirá; Busca y encontraras; llamad, y se os abrirá para usted.
Viernes (Lucas 11) Después de que Jesús expulsó a un demonio, la gente empezó a preguntar acerca de la fuente de su poder. ¿Es de Dios o de Beelzebú, príncipe de los demonios?
Sábado (Lucas 11) Cuando Jesús estaba hablando, una mujer gritó: Bienaventurado el vientre que te llevó. Él respondió: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la guardan.

Santos de la Semana

2 de octubre: Los ángeles de la guarda son mensajeros e intermediarios entre Dios y los seres humanos. Ellos nos ayudan en nuestra lucha contra el mal y que sirven como guardianes, la fiesta que celebramos hoy. Rafael es uno de los guardianes escrito en el libro de Tobías. Un monumento fue introducido en el calendario romano En 1670 en acción de gracias por su ayuda.

3 de octubre: Francisco de Borja, S. J. se convirtió en un duque a los 33 años cuando murió su esposa y sus ocho hijos habían crecido, se unió a los jesuitas. Su predicación llevó a muchas personas a la iglesia y cuando se desempeñó como Superior General, la Sociedad aumentó dramáticamente en España y Portugal. Se estableció muchas misiones en los nuevos territorios.

4 de octubre Francisco de Asís (1181-1226) era de la familia Bernardone rico que vende telas de seda. Después de servir como soldado como prisionero de guerra, Francisco escogió para servir a Dios ya los pobres. Se sintió llamado para reparar la casa de Dios, que él pensaba que era una iglesia. Su padre estaba enojado que usó dinero de la familia para que lo desheredó. Comenzó a predicar el arrepentimiento y reclutó a otros a su forma de vida. Su fin es conocido por la pobreza, la sencillez, el servicio humilde, y deleitando en la creación.

El 6 de octubre Bruno, sacerdote (1030-1101), se convirtió en profesor en Reims y canciller diocesano. Él renunció a sus riquezas y empezó a vivir como un ermitaño con otros seis hombres. Tenían desdén por la corrupción rampante de oficina. El obispo de Grenoble les dio la tierra en las montañas de Chartreuse y comenzaron la primera cartuja. Después de servir en Roma durante algunos años, Bruno se le dio permiso para fundar un segundo monasterio en Calabria.

7 de octubre: Nuestra Señora del Rosario recuerda los acontecimientos en 1571 de la victoria naval cristiana sobre los turcos en Lepanto cerca de Corinto. La victoria se le atribuye a María como cofradías rezaron el rosario por su intercesión.

Esta semana en la historia de los jesuitas

• 2 oct 1964. P. Janssens general sufrió un derrame cerebral y murió tres días más tarde. Durante su generalato, la Sociedad creció de 53 a 85 provincias, y de 28.839 a 35.968 miembros.
• 3 oct 1901. En Francia, la persecución religiosa estalló de nuevo con el paso de Waldeck Rousseau "Loi d'Asociación."
• 4 de octubre de 1820. En Roma, los grandes problemas surgieron antes y durante la Vigésima Congregación General, causada por P. Las intrigas de Petrucci. Él trató de destruir la sociedad y fue depuesto de su cargo de vicario general, aunque apoyado por el cardenal della Genga (después León XII).
• 5 oct, 1981. En una carta al Padre General Arrupe, el Papa Juan Pablo II nombró Paolo Dezza como su delegado personal para gobernar la Compañía de Jesús, con el P. Pittau como coadjutor.
• 6 oct, 1773. En Londres, el Dr. James Talbot, el Vicario Apostólico, promulgada el Breve de Represión y envió copias a Maryland y Pennsylvania.
• 7 oct, 1819. La muerte de Carlos Manuel IV. Había sido rey de Cerdeña y Piamonte. Abdicó en 1802 y entró en la Compañía de Jesús como hermano en 1815. Está enterrado en San Andrea del Quirinale en Roma.
• 8 oct, 1871. El gran incendio de Chicago. La mayor parte de la ciudad fue destruida, pero se perdió la Sagrada Familia, la parroquia jesuita, ya que el fuego se volvió gracias norte a las oraciones del P. Arnold Damen. El fuego duró tres días; 250 fueron asesinados.
Google Translate for Business:Translator ToolkitWebsite TranslatorGlobal Market Finder