Wednesday, August 24, 2016

El Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario

El Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario
28 de de agosto de, el año 2016
Eclesiástico 3: 17-18, 20, 28-29; Salmo 68; Hebreos 12: 18-19, 22-24; Lucas 14: 7-14

El escritor de proverbios salvia esboza las debidas disposiciones, una persona debe tener en la comunidad para disfrutar de una vida satisfactoria. La humildad, dice Ben Sira, es la manera de ser amado en abundancia y genuinamente, y al aprender la humildad, que se verá favorecida con Dios. El salmista compara con humildad actuar con justicia, ya los justos se alegrarán delante de Dios porque han encontrado una manera de vivir correctamente con los deseos de Dios para ellos. Jesús cuenta una parábola sobre la humildad para mostrar que no debemos considerarnos más grande que nosotros. Hay que dar la importancia adecuada a lo que otros dicen de nosotros por lo que podemos estimar a nosotros mismos con autenticidad y conocer nuestra inestimable autoestima.

Vamos a entrar nosotros mismos establecen sobre una definición común de la humildad. Un uso común es ver a nosotros mismos con una estimación moderada de nuestra propia importancia. Una visión religiosa podría afirmar de manera negativa: que no debemos vernos mejor de lo que realmente somos o que aceptamos nuestros defectos. Puede ser visto como auto-restricción contra la vanidad excesiva y contrasta virtuoso a condiciones tales como el narcisismo, arrogancia y el orgullo excesivo. La mayoría de estas definiciones son negativos en el juicio, que nunca es una buena manera de comenzar. La definición original es mostrar que somos de la tierra, humus, para indicar que estamos cimentados. Esta definición no es malo. Por lo tanto, vamos a ver la humildad como una verdadera evaluación, positiva y saludable de nuestra autoestima cuando respetamos nuestros dones, talentos, formación y habilidades. Cuando actuamos sobre estos deseos para actualizar nosotros mismos, estamos en concierto con la voluntad de Dios para nosotros. La voluntad de Dios es que desarrollamos los dones que Dios quiere para nosotros para compartir con los demás, lo cual es la razón por la humildad es fundamental para nuestra identidad. Sólo entonces usamos adecuadamente los dones que Dios ha plantado en nosotros. De alguna manera, en algún lugar, son útiles y agradables. La humildad es, entonces, auténticamente sabiendo lo que somos y de manera adecuada el uso de nuestros talentos y habilidades con criterio.

Cuando buscamos el consejo pastoral o participar en el Sacramento de la Reconciliación, traemos hacia adelante nuestras historias de conflictos interpersonales, porque alguien se siente deshonrado por algo hecho a ellos. Por ejemplo, nos sentimos ignorados o dejados de lado por alguien para quien éramos un gran apoyo. En un momento en que debería haber sido recompensados ​​por nuestra presencia permanente, estamos en cambio ni siquiera invitaron a un evento especial. Me duele no estar en nuestro lugar de honor después de todo lo que hicimos para esa persona. O bien, que recomienda que los parientes de hacerlo bien y asistida ellas moral y económicamente, y luego nos damos cuenta de que no tienen intención de devolver el dinero, o peor aún, reconociendo nuestro apoyo crucial con una simple palabra de agradecimiento. Tenemos a muchos ejemplos de ser menospreciado en las amistades y sin embargo seguimos dando fuera de nuestra bondad. No estamos buscando un lugar de honor, pero nos preguntamos cómo actuar con humildad cuando nosotros despreciados? Esto es difícil de aceptar.

 Sí, por supuesto, nos esforzamos para llevar a cabo nuestros asuntos con humildad como sugiere el Sirácida, y tenemos que darnos cuenta de que la importancia que le damos a una relación podría no ser el mismo que alguien coloca demás sobre ella. Esta es una razón para la toma de decisiones libres siempre en las relaciones, lo que significa que no debe sentirse enganchado u obligados de alguna manera, incluso si se trata de una relación de sangre. Es crucial que conocemos nuestros límites y fronteras y que se aferran a lo que podemos y no podemos hacer y lo que queremos y no queremos hacer. Tenemos que integrar nuestras necesidades y actuar en consecuencia, independientemente de las acciones de la otra persona. Cuando se sienta coaccionado de alguna manera, no es libre. No deje que otros ponen este tipo de presión sobre ti, especialmente si usted es un padre que, naturalmente, quiere dar todo lo que pueda para un niño necesitado. Usted sabe que nunca va a ser egoísta para ellos, pero respetas lo que puede dar y no se puede dar. Actuamos con humildad cuando conocemos nuestros límites y necesidades, y nos respetamos a nosotros mismos. Nuestras lecturas sugieren que nuestra humildad conduce a nuestra prudencial autocuidado.

Al cultivar la humildad auténtica, haremos más opciones de prudencia por amor. También vamos a poner en mayor contacto con los que sufren por nuestra humildad nos hace vulnerables a las necesidades del otro. Llegamos a conocer nuestra impotencia ante el sufrimiento de otra persona y nos damos cuenta que no podemos salvar a esa persona. Simplemente, puede aparecer, en solidaridad sufrir vulnerables, y rezar por un mejor día. No podemos preocuparse por el honor o el deshonor otros quieren derramar sobre nosotros. Llega un punto en el que las opiniones y estima de los demás ya no tienen mucho peso. Aprendemos a elegir por nosotros mismos por nosotros mismos. Sólo podemos preocuparse por ser fieles a nuestra capacidad de extender el amor más positiva y saludable que podamos, y dejar que Dios haga el homenaje. A cualquier edad que usted se encuentra, llegar a conocerse mejor y actuar de acuerdo con sus límites a su libertad. Usted se sorprenderá de la cantidad de personas que conoces que quieren vivir como lo hace porque se dan cuenta de lo cerca que está de Dios.

Escritura para la misa diaria

Primera lectura:
Lunes: (1 Corintios 2) me vino a vosotros con debilidad y el miedo y con mucho temblor y mi mensaje llegó con una demostración de espíritu y el poder para que su fe pueda descansar en el poder de Dios y no en la sabiduría humana.
Martes: (1 Corintios 2) El Espíritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios. El que es espiritual puede juzgar todo, pero no está sujeto al juicio de nadie.
Miércoles: (1 Corintios 3) Si bien no hay celos entre ustedes, ¿está usted de la carne? Usted todavía no es capaz, incluso ahora, para usted son todavía de la carne.
Jueves: (1 Corintios 1) Si alguno de ustedes considérense sabia, se convierten en un tonto con el fin de llegar a ser sabio. La sabiduría de este mundo es necedad a los ojos de Dios.
Viernes (1 Corintios 4) Comisarios deben ser digno de confianza. No hacer juicios antes de la hora señalada para el Señor sacará a la luz lo que está oculto en la oscuridad.
Sábado (1 Corintios 4) No se infla de orgullo. Nos hemos convertido en espectáculos al mundo. Somos necios por seguir a Cristo, pero somos prudentes en Cristo.

Evangelio:
Lunes: (Marcos 6) Herodes detenido y encarcelado Juan. Después de la danza de su sobrina, Herodes ordenó a Juan para ser ejecutado porque honrado el juramento que hizo a su sobrina.
Martes: (Lucas 4) La gente en la sinagoga, se maravillaban de la enseñanza de Jesús, porque hablaba con autoridad. Un hombre con un demonio gritó, "¿Qué tiene que ver con nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a destruirnos?"
Miércoles (Lucas 4) Jesús curó a Pedro de la madre-en-ley y después de la cena, todos los que tenían enfermos de diversas enfermedades los traían a él. Después de él peticionar para quedarse, Jesús dijo: "Tenemos que pasar a otras ciudades para predicar las buenas nuevas a ellos."
Jueves (Lucas 5) Así como Jesús llamó a Pedro lejos de su vida como pescador, Pedro exclamó, "¡Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador." Pedro y sus compañeros hicieron una asombrosa captura de peces. Sus esfuerzos le permitan establecer una captura más abundante.
Viernes (Lucas 5) Nadie corta un pedazo de un manto nuevo para remendar uno viejo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos.
Sábado (Lucas 6) En un día de reposo, Jesús y sus discípulos arrancaban espigas ya comerlas. Cuando se le preguntó acerca de su práctica, Jesús recuerda la acción de David y dijo que el "Hijo del hombre es señor del sábado".

Santos de la Semana

28 de agosto: Agustín, obispo y doctor (354-430), fue el autor de las Confesiones, su autobiografía espiritual, y La Ciudad de Dios, que describe la vida de fe en relación con la vida del mundo temporal. Muchos otros escritos, sermones y tratados le ganaron el título de doctor de la iglesia. En sus años de formación, siguió Mani, un profeta persa que intentó explicar el problema del mal en el mundo. Las oraciones de su madre y la predicación de Ambrosio le ayudaron a convertirse al cristianismo. Bautizado en 387, Mónica murió un año después. Fue ordenado y cinco años más tarde nombrado obispo de Hipona y defendió la iglesia contra las tres principales herejías: el maniqueísmo, Donatismo, y el pelagianismo.

29 de agosto: El martirio de San Juan Bautista recuerda los tristes acontecimientos de la decapitación de Juan por Herodes el tetrarca, cuando John le llamó a su unión incestuosa y adúltera con Herodías, que era su sobrina y esposa del hermano. En una fiesta de cumpleaños, la hija de Herodías danzó Salomé así ganar el favor de Herodes, que le dijo que le daría casi cualquier cosa que quisiera.

3 de septiembre: Gregorio Magno (540-604) fue el primer magistrado en Roma y renunció para convertirse en monje. Él era el embajador papal a Constantinopla, Abad, y el Papa. Su caridad y de la justicia justo ganó los corazones de muchos. Él protegió a Judios y sintetiza la sabiduría cristiana. Describió los deberes de los obispos y promovió bellas liturgias que a menudo incorporan cantos del llevan su nombre.

Esta semana en la historia de los jesuitas

• 28 de agosto, 1628 El martirio en Lancashire, Inglaterra, de St. Edmund Arrowsmith.
• 29 de agosto, 1541: En Roma la muerte del P. John Codure, una de Saboya, uno de los 10 primeros compañeros de San Ignacio.
• El 30 de agosto, 1556 En las orillas del río San Lorenzo, los iroqueses herido de muerte el P. Leonard Garreau, un joven misionero.
• el 31 de de agosto, 1581: En la capilla de San Juan dentro de la torre de Londres, una discusión religiosa tuvo lugar entre San Edmundo Campion, que sufre de reciente tortura, y algunos ministros protestantes.
• 1 sep, 1907. La Misión de Buffalo se disolvió y sus miembros fueron enviados a las provincias de Nueva York y Missouri y la Misión de California.
• 2 sep 1792. En París, diez ex-jesuitas fueron masacrados por negarse a prestar el juramento constitucional. También en París otros siete padres fueron ejecutados por los republicanos, entre ellos los PP. Peter y Robert Guerin du Rocher.
• 3 sep 1566. La reina Isabel visitó Oxford y escucharon a los 26 años de edad, Edmund Campion hablar. Era volver a verla como un prisionero, traído a escuchar su oferta de honores o la muerte.